“Hoy me he salvado, soy feliz”. Sí, bueno, me alegra, pero ahí afuera aún hay otros que están a la espera. Por decencia, supongo, o algo así, no tienes que gritarlo.

Por ANDRÉS TAPIA