Por ANDRÉS TAPIA

Dicen que en política no hay coincidencias. Por lo menos los políticos no creen en su existencia. Han escuchado de ellas, sí, pero nunca han visto una. Y si se diese el caso que ocurriese una y la viesen, no la reconocerían. Básicamente porque se rigen bajo el principio de que en política las coincidencias no existen.

Luego entonces, el estreno en Netflix de la primera temporada de la serie de televisión Narcos México, dos semanas antes de la asunción de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México, no es una coincidencia… aunque así lo parezca.

Anuncios

Por ANDRÉS TAPIA

Dio una tacada magistral. Su tiradora pegó en la banda larga, golpeó a la roja y repitió dos veces en aquella antes de alcanzar a la blanca que yacía serena en una esquina como la cabeza decapitada de un guerrero japonés. Aplaudí. Detrás su barba albo grisácea desplegó una sonrisa que parecía la única vela de un barco mar adentro.

Bebió un sorbo pequeño de su Corona, impregnó de cosmético azul la punta del taco, describió con la mirada la trayectoria de la siguiente carambola. Tiró. Sus ojos azules, un relámpago lejano, se cerraron. Y se quedó en silencio hasta que escuchó el segundo choque de la tiradora.